Tráfico de Caracas ANTINIÑ@S

Manejar en Caracas puede convertirse en una experiencia arriegada, por no decir, peligrosa. Sortear carros en zig-zag, camioneteros que jamas respetan una parada, peatones que cruzan la calle donde se les antoje, y los motorizados que, en el mejor de los casos, pueden llevarte el retrovisor y ni siquiera se dan cuenta. El panorama se complica si a esto le sumamos que llevas un pequeño de dos años gritando en el asiento trasero porque está cansado del tráfico y quiere llegar a su casa.

Por aquello de que la música tranquiliza busqué como pude los discos infantiles que siempre llevo, pero recordé que había limpiado el carro recientemente y tenía los discos en casa. Intenté con Joaquín Sabina pero los gritos empeoraron, Joan Manuel Serrat tampoco le gustó, un instrumental del Cascanueces no quiso escucharlo.

En el fondo de la guantera conseguí a Caetano Veloso y milagrosamente la criatura se calmó y se durmió al ritmo de “Capuyito de Alhelí”… Casi una hora después llegamos a casa, él todavía dormido y yo agotada. Aprendí que nunca más olvido los discos de música infantiles, para que el pequeño no lo pase tan mal en el terrible tráfico caraqueño.

Por cierto que me gustaría saber si conocen alguna tienda de música infantil para renovar mi repertorio.

Anuncios